>  Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias   > Revista Mexicana de Ciencias Forestales

Urge fortalecer la transferencia de tecnología

Giras tecnológicas, redes sociales y métodos de capacitación sirven para hacer llegar el conocimiento a quien lo necesita en los subsectores, pero el proceso aún es un reto en el campo

Para el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), la transferencia de tecnología radica en llevar los desarrollos generados en los laboratorios, en los campos experimentales y en las parcelas y ranchos de los productores a quien los va a usar en los subsectores, aseguró el científico del Instituto, Dr. Pedro Cadena Iñiguez del Campo Experimental Centro de Chiapas del INIFAP.

En entrevista, explicó que el INIFAP cuenta con 14 modelos de transferencia de los cuales siete son participativos; es decir toma en cuenta lo que los productores necesitan bajo sus propios contextos, fue en el 2000, cuando se inició con modelos participativos para áreas de alta marginación, como las escuelas de campo para el sector agropecuario, cuyo método de enseñanza es aprender-haciendo bajo estrategias andragógicas –educación y aprendizaje para adultos-; el modelo GGAVATT (Grupos Ganaderos de Validación y Transferencia de Tecnología), técnicas de validación y transferencia con ganaderos organizados; y los métodos tradicionales que siempre ha usado el INIFAP, “la estrategia multimedia”, consistente en una batería de recursos usados por los investigadores como: demostraciones, capacitaciones, publicaciones, giras tecnológicas, participación en congresos, exposiciones entre otros, actualmente se usan las redes sociales y las páginas oficiales desde el dominio del www.gob.mx que son utilizadas por el INIFAP para dar a conocer las novedades tecnológicas.

Pero, la falta de continuidad en los proyectos, la carencia de un departamento específico que coordine los trabajos para la transferencia de tecnología a nivel institucional, y la escasez de jóvenes que continúen el trabajo de los especialistas que están por jubilarse, son limitantes y retos que se suman a la necesidad de investigación en Transferencia de tecnología, ya que en el INIFAP, se tienen muy pocos expertos que estudian esta materia y hacen proyectos para su implementación, dijo el Dr. Pedro Cadena.

Si bien, el Gobierno Federal impulsa el Programa para el Desarrollo de Zonas Prioritarias (PDZP), en áreas de alta marginación y que se relaciona con los Proyectos de Desarrollo Territorial (PRODETER), es preciso tener en cuenta que se requiere de personal capacitado para el proceso de transferencia.

Por la importancia de los PRODETER, comentó que casi 300 investigadores del INIFAP, realizan diagnósticos participativos mediante una aplicación móvil para celulares que no requieren Internet, resultados que se pueden visualizar en una plataforma que permite capturar información y analizar la problemática productivas, sociales, culturales, estructurales o de comercialización que limitan el trabajo en el campo, y con ello plantear ante los fondos sectoriales proyectos de investigación para resolver dicha problemática.

El experto, es Ingeniero Agrónomo Zootecnista, egresado de la Facultad de Ciencias Agrícolas de la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH), especialistas en desarrollo rural, transferencia de tecnología y gestión de la innovación. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) Nivel 1, autor de más de 40 artículos científicos, y consultor internacional para los Gobiernos de Paraguay, Nicaragua y Brasil, entre otras.

Con 36 años de trabajo en el INIFAP, el Dr. Pedro Cadena recuerda que su trayectoria comenzó en la extinta Red de divulgación donde, con el M.C. Alierso Caetano de Oliveira y el M.C. Serafín Mendoza Mendoza, se impulsó un grupo de más de 30 investigadores para ejercer la tarea de transmitir el conocimiento y que, así, construyó su camino hacia la transferencia de tecnología, la que requiere de personas con facilidad de palabra, sensibilidad y amor al campo, puesto que, para transmitir hay que sentir, recalcó.

“…de nada sirve tanto conocimiento y tantos títulos si estos no llegan al sector que los requiere para mejorar su nivel de vida” (SIC) Pedro

Autor: Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias

Fuente...

Protegen calidad de aguacate ‘Hass’ con sensor inalámbrico

Diversas pruebas realizadas en el proceso de empacado del fruto señalaron los impactos que afectan su textura y sabor

Con el objetivo de conocer los impactos que sufre el aguacate ‘Hass’ , en los procesos de selección y empacado en las fábricas, los investigadores del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), M.C. Juan Antonio Herrera González, del Campo Experimental Uruapan, y el Dr. Samuel Salazar García, del Campo Experimental Santiago Ixcuintla, utilizaron un sensor inalámbrico –acelerómetro triaxial- con forma de aguacate para obtener resultados en tiempo real, y así, colaborar para mantener su calidad.

Los golpes a los que están expuestos los frutos de aguacate ‘Hass’ durante el proceso de selección y empacado, son ocasionados por golpes en tubos metálicos, de PVC, con otros frutos o contra superficies que alteran la textura, color y sabor de la pulpa por la aceleración de maduración desde el interior que, entre otras, acorta su vida en anaquel y demerita su valor comercial.

Por lo anterior, el sensor inalámbrico en forma de aguacate que simula el recorrido de los frutos, evalúa con precisión los impactos o golpes y el sitio donde ocurren en tiempo real, sirve para realizar las correcciones necesarias.

El estudio realizado por los expertos en diversas empacadoras arrojó que un fruto recibe de 37 a 42 impactos durante la línea de selección y empacado. Identificaron que la mayor cantidad de impactos de diferentes magnitudes sucedió en el paso por los rodillos y cepillos, con 45 golpes en promedio; en la etapa de vaciado de frutos y tolva de empacado -recipiente en forma de cono invertido con abertura en la parte inferior-, de seis a siete impactos; mientras que, en la selección manual, singulador –máquina que alinea las frutas en filas, una por una-, y etiquetado, ocurrieron 14.9 impactos. Cabe mencionar que, si bien, en la etapa de vaciado se registraron menos golpes en los frutos, estos fueron los de mayor intensidad durante todo el proceso.

Para conocer los efectos de los impactos en la calidad externa e interna del fruto en madurez de consumo, los especialistas indujeron golpes al aguacate ‘Hass’ sobre diferentes superficies y caídas a distintas alturas, lo que permitió señalar que de manera externa el fruto no sufre afectaciones a dichos impactos, pero el interior del fruto sí mostró daño con el obscurecimiento de la pulpa y cavidades de aire.

Así mismo, se estudió la firmeza del fruto afectado con los impactos en refrigeración y, durante 14 días se mantuvo la madurez de consumo, sin embargo, la pérdida de masa del aguacate ‘Hass’ aparece en los días posteriores.

Los investigadores del INIFAP señalaron que la calidad del fruto puede alterarse por el tratamiento posterior a la cosecha, aun cuando el aguacate ‘Hass’ sea cultivado de manera óptima por los productores.

El sensor es una alternativa para prevenir errores en la estandarización de procesos, como la inspección, detección y ajuste de la maquinaria. Con esta tecnología, puede asegurarse la calidad del aguacate ‘Hass’ de la cosecha a la mesa.

Autor
Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias
Fuente...

La gestión de los bosques intactos por parte de los pueblos indígenas es clave para proteger el clima

JULIE MOLLINS

Reconocimiento de derechos crucial para defenderse del calentamiento global y el cambio climático catastrófico

La gente ha vivido en los bosques amazónicos de Ecuador durante miles de años, incluidos los que hicieron este petroglifo (arte rupestre) en la provincia de Napo. CIFOR / Tomas Munita

Los pueblos indígenas han tenido un historial de gestión sostenible de paisajes durante milenios.

Sin embargo, las incursiones en sus territorios, a menudo por colonos involucrados en la extracción de recursos naturales o la agricultura, han fracturado los derechos históricos de tenencia, desmantelando o poniendo en riesgo los medios de vida, la vida silvestre y los ecosistemas.

Un nuevo trabajo de investigación publicado en la revista Frontiers in Ecology and the Environment sugiere que el reconocimiento de los derechos es crucial para conservar sumideros vitales de carbono y para protegerse contra el calentamiento global y el catastrófico cambio climático.

La falta de reconocimiento formal de los derechos de tenencia de la tierra en las políticas gubernamentales tiene implicaciones de largo alcance para el planeta, afirman los científicos en el documento titulado "La importancia de las tierras de los pueblos indígenas para la conservación de paisajes forestales intactos".

Leer información completa...

CIFOR

Transferencia de tecnología contra las plagas forestales

El correcto manejo de semioquímicos puede ayudar a evitar la mortalidad de árboles

En el Campo Experimental Pabellón de Arteaga, Aguascalientes, del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) se llevaron a cabo cursos talleres de capacitación en sanidad forestal como parte del proyecto “Validación de formulaciones de compuestos semioquímicos, para determinar aquellas que son apropiadas para el monitoreo y aquellas adecuadas para el trampeo masivo de Dendroctonus frontalis y Dendroctonus mexicanus en el centro y norte de México”, el cual, fue financiado por la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT).

Debido a que estos insectos son plagas forestales importantes en el país, por ocasionar mortalidad en los bosques de pino, el INIFAP responde a la necesidad de la protección de los bosques mediante proyectos de investigación que generan conocimiento y tecnología no contaminante, que contribuyen a la prevención y disminución de los daños. Tal es el caso del uso de compuestos químicos que funcionan como señales de comunicación entre los insectos y que reciben por nombre “semioquímicos”. Entre estos compuestos se incluyen las feromonas de insectos y los compuestos volátiles liberados en la resina de los árboles. Las feromonas sintéticas y productos de resina se usan en trampas especiales para atraer a los insectos y atraparlos en lugares estratégicos. Dependiendo de la especificidad y fuerza de atracción, los semioquímicos pueden utilizarse para monitorear a las especies o para jalarlos a un lugar estratégico con el fin de atraparlos antes de que lleguen a los árboles para alimentarse de ellos. El responsable del proyecto, investigador del Instituto Dr. Guillermo Sánchez Martínez, explicó que el uso de semioquímicos complementa las medidas de control de estos insectos que se reproducen varias veces por año.

Los descortezadores de pino estudiados en el proyecto de investigación y en la capacitación impartida, son especies forestales obligadas a “matar” a los árboles para sobrevivir; además, cuando las condiciones son desfavorables en los bosques ya sea por falta de manejo silvícola o por el efecto de los incendios o sequias, pueden perderse miles de hectáreas. A través de tratamientos silvícolas que regulen la densidad y la composición de especies, las cortas de saneamiento oportunas y el uso de semioquímicos, se puede ayudar a que los bosques mantengan buen vigor, explicó el investigador, ya que la madera muerta que se genera cuando ocurren brotes epidémicos de estos insectos, representa un riesgo de incendios de alta intensidad, una disminución del valor económico de la madera e inclusive falta de mercado, adicional al efecto ecológico.

Sobre la capacitación, dijo que para facilitar la adopción de los resultados de las investigaciones del INIFAP, durante el proceso de investigación se involucró a los ejidatarios, miembros de las comunidades, personal técnico de dependencias estatales y Enlaces de Sanidad de la CONAFOR, quienes participaron en el establecimiento y conducción de experimentos de campo y el muestreo de resinas. A los asistentes a los cursos talleres se les impartieron sesiones teóricas y prácticas, tanto del uso de los semioquímicos como para la identificación precisa de las especies de insectos.

La Norma Oficial Mexicana NOM-019- SEMARNAT 2017, contempla el uso de semioquímicos para la regulación de los insectos descortezadores de coníferas, por lo que los dueños de las áreas forestales, técnicos y ejidatarios, tienen que conocer qué se hace y para qué sirve lo que se les enseña durante la instrucción. Además, se les explica que el manejo de los bosques y las características de la vegetación, entre otros, son aspectos que influyen en los ataques de las plagas, añadió el Dr. Sánchez.

Los Enlaces de Sanidad de la CONAFOR de Chihuahua y Oaxaca, personal de la Secretaría de Recursos Naturales y Medio Ambiente del Gobierno del Estado de Durango (SRNyMA), de la Protectora de Bosques del Estado de México (PROBOSQUE), así como representantes de los ejidos Los Bancos, Otinapa y San Pedro de la Máquina de Durango; Chocachi de Chihuahua; San Mateo El Viejo del Estado de México; Comunidades de San Juan Teponaxtla y San Juan Tepeuxila de Oaxaca participaron en este proyecto.

La renovación de personal de sanidad, en las instituciones del sector forestal, hace que la capacitación tenga que realizarse de forma constante. El trabajo coordinado entre el INIFAP y las instituciones del sector forestal, y la involucración de los productores forestales en los procesos de investigación facilita la transferencia de tecnología para beneficio de los bosques en México.

Autor
Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias
Fecha de publicación
10 de enero de 2020
Fuente...

 

Impulsan la agricultura de conservación para la seguridad alimentaria

Ante la degradación, capturar la humedad de forma natural para el desarrollo de cultivos, es el objetivo

Las prácticas agrícolas tradicionales desarrolladas por más de 50 años en el norte de México, particularmente, en Tamaulipas, han originado la pérdida de fertilidad natural en los suelos y niveles menores a 1.5 por ciento de materia orgánica –residuos vegetales en diferentes grados de descomposición que son nutrientes del suelo-. Por ello, la agricultura de conservación es la alternativa que ayuda a capturar la humedad necesaria para asegurar el desarrollo de cultivos y producir alimentos en regiones que presentan problemas de degradación de la fertilidad natural, aseguró el investigador del Campo Experimental Río Bravo, CIR-Noreste del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), Dr. Martín Espinosa Ramírez.

La agricultura de conservación busca recuperar la fertilidad y estructura del suelo, incrementar el contenido orgánico y reducir el uso excesivo de rastra –máquina para labranza-. Además, conlleva la rotación de cultivos en sistemas con siembra de gramíneas como el sorgo y maíz con otros cultivos como soya, canola y girasol. La soya como una leguminosa, sirve para la rotación en el campo después de sembrar sorgo que es el cultivo principal en Tamaulipas. El Dr. Espinosa, explicó en entrevista que, después de seis años mediante la agricultura de conservación, se ha aumentado la materia orgánica en la superficie de los suelos de 1.7 a 2.5 por ciento.

La agricultura de conservación busca recuperar la fertilidad y estructura del suelo, incrementar el contenido orgánico y reducir el uso excesivo de rastra –máquina para labranza-. Además, conlleva la rotación de cultivos en sistemas con siembra de gramíneas como el sorgo y maíz con otros cultivos como soya, canola y girasol. La soya como una leguminosa, sirve para la rotación en el campo después de sembrar sorgo que es el cultivo principal en Tamaulipas. El Dr. Espinosa, explicó en entrevista que, después de seis años mediante la agricultura de conservación, se ha aumentado la materia orgánica en la superficie de los suelos de 1.7 a 2.5 por ciento.

Con relación a la seguridad alimentaria, dijo que debido a las condiciones de sequía y bajos escurrimientos que han impedido la captación del vital líquido en las presas, así como el aumento poblacional, que reclama el recurso para sus necesidades, se tienen que adoptar métodos que permitan producir alimentos con un sistema más eficiente del agua.

En el mediano plazo se espera que los productores de Tamaulipas realicen la agricultura de conservación en la mayor parte de la superficie de siembra, mientras tanto, en el norte de la entidad, se desarrolla para sorgo y maíz. En el sur de Tamaulipas (Zona Huasteca), este año se está implementado en el cultivo de Soya. Otros cultivos que han dado buenos resultados con esta actividad agrícola son canola, girasol y garbanzo.

Los investigadores de los campos experimentales del CIR-Noreste que participan en este proyecto, realizan cursos, demostraciones y parcelas de transferencia de tecnología, para mostrar y persuadir a productores para modificar las prácticas de una agricultura tradicional donde hacen un uso excesivo de la maquinaria. Cabe mencionar que, en San Luis Potosí y en el norte de Nuevo León, expertos del INIFAP también llevan a cabo la agricultura de conservación, quienes aprovechan los ciclos de poca agua para hacer visibles los beneficios de su aplicación en el campo.

Por otro lado, debido a la importancia de sumar esfuerzos hacia el mejoramiento de las técnicas para captura y uso eficiente del agua, el INIFAP y el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMyT), iniciarán convenios en Tamaulipas para hacer llegar a más productores las mejoras que se obtienen con la agricultura de conservación.

Autor
Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias
Fuente...

 

 

Subcategorías

Contacto

Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias
Av. Progreso Núm. 5, Barrio de Santa Catarina, alcaldía Coyoacán, Ciudad de México, C.P. 04010, Tel. 55 36268697 y
55 36268700  Exts. 112 y 301
  
 
 
 

Síguenos

Consulta nuestras publilcaciones.