>  Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias   > Revista Mexicana de Ciencias Forestales

La fertigación favoreció el desarrollo de las plantas, al registrarse como biomasa total 491 toneladas por hectárea

En el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), Campo Experimental Las Huastecas, ubicado en Tamaulipas, se realizó el estudio de Agave tequilana, desarrollado en forma tradicional —temporal y sin fertilizantes— y con la técnica de fertigación que es utilizada en sistemas de producción a cielo abierto y en la agricultura protegida, que consiste en aplicar agua y fertilizantes mediante un sistema de riego por goteo, humedeciendo sólo la porción del suelo donde se desarrollan las raíces, con el fin de favorecer su actividad, mejorando el rendimiento y producción de biomasa de los cultivos.

El estudio se realizó en un ciclo completo de siembra a cosecha de seis años y siete meses. Durante este periodo se realizaron ocho evaluaciones o muestreos destructivos en septiembre de 2004, febrero de 2005 y octubre del 2005 al 2010. Se midieron las características agronómicas de la planta: altura, número de hojas, peso de piña y Azúcares Reductores (AR) en la piña. Desde las etapas iniciales del ciclo se observó que las plantas desarrolladas con fertigación presentaron mayor crecimiento, cuyo registro fue de 180 centímetros de altura y 148 hojas, valores superiores en un 26 y 57 por ciento respecto a las plantas desarrolladas sin riego y sin fertilizante.

También se demostró que la planta de agave incrementa su altura y produce hojas durante todo su ciclo, sin embargo, cuando la planta se desarrolló de manera tradicional, presentó durante en el primer año un incremento de siete centímetros en su altura y 13 centímetros durante el sexto año. Además, en esta última etapa produjo cuatro hojas nuevas, superando también a las tres hojas anuales producidas en los años anteriores.

La tendencia de incremento en la altura y hojas al avanzar la edad de la planta de agave, asociada a mayor competencia entre el desarrollo del follaje y la piña, fue modificada en las plantas de agave que recibieron agua y fertilizantes. La altura en estas plantas, presentó su valor máximo en el cuarto año de desarrollo; mientras que en los dos primeros años produjeron 32 hojas por año y en el quinto año de desarrollo sólo produjeron cinco hojas.

La fertigación favoreció el desarrollo de las plantas, al registrarse como biomasa total 491 toneladas por hectárea, considerando una densidad de siembra de 3 300 plantas por hectárea. De esta biomasa, 252.4 toneladas por hectárea estuvieron formadas por la piña, valores superiores a las 97 y 46.5 toneladas por hectárea de biomasa total de la planta y piña estimadas en plantas desarrolladas sin riego y sin fertilizantes. Las piñas de las plantas desarrolladas con fertigación presentaron una concentración de 29.0 por ciento de AR, valor superior al 26.8 por ciento de AR en piñas de plantas desarrolladas con la tecnología tradicional.

Cabe señalar que la productividad de biomasa del Agave tequilana, con aplicación del agua y fertilizantes aplicados mediante la técnica de fertigación, genera mayores ingresos a los productores e industrias del tequila, jarabe, inulina y biocombustibles.

Autor
Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias
Fecha de publicación
19 de julio de 2019
Fuente...

 

Contacto

Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias
Av. Progreso Núm. 5, Barrio de Santa Catarina, alcaldía Coyoacán, Ciudad de México, C.P. 04010, Tel. 55 36268697 y
55 36268700  Exts. 112 y 301
  
 
 
 

Síguenos

Consulta nuestras publilcaciones.