Vsmart Extensions


Noticias
Árboles longevos de México, su conservación como un patrimonio: INIFAP PDF Imprimir E-mail

La longevidad de una especie arbórea, depende mucho de su carga genética y del medio ambiente donde se desarrolla, morfológicamente muestra características distintivas de su edad como troncos y ramas espiraladas.

En este contexto, un árbol logrará su longevidad en sitios protegidos, suelos someros de pendiente escarpada y donde dependa para su desarrollo únicamente del agua de lluvia, para la mayoría de las especies; no así, para especies riparias —que crecen a lo largo de las márgenes del agua—, que demandan sitios protegidos y una provisión constante de humedad.

La información climática y ecológica que poseen estos organismos es una riqueza que difícilmente se puede encontrar en otra fuente natural de información, la cual utiliza el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) para derivar reconstrucciones paleoclimáticas, de uso para el entendimiento de las variaciones climáticas a través del tiempo.

Cuando se habla de organismos longevos arbóreos, generalmente se piensa en árboles majestuosos de grandes alturas y diámetros colosales, lo cual generalmente no es del todo correcto.

El ahuehuete o sabino (Taxodium mucronatum Ten.) es el árbol más longevo de México, en algunos sitios puede alcanzar los 2000 años de vida, si consideramos que muchos especímenes presentan pudriciones en el centro del tronco o fuste, el individuo de esta especie con más edad, se le ha determinado con métodos dendrocronológicos una longevidad cercana a mil 650 años. Este individuo se ubica en un humedal en el municipio de Rioverde, San Luis Potosí, sin embargo, árboles milenarios de esta especie también se han detectado en ríos de Durango, Querétaro, Chiapas y pueden existir en otros sitios del país aún no explorados.

Dentro de las coníferas, existen especies muy longevas, aunque no logran ser milenarias, así el Pinus monophylla en la península de Baja California puede alcanzar edades superiores a los 700 años, y por la sequedad del ambiente árboles muertos que pueden permanecer sobre el suelo por más de 500 años; de la misma región, P. Jeffreyi puede llegar a más de 500 años; el pino de altura (Pinus hartwegii) en algunos sitios logra edades que superan los 600 años; Pseudotsuga menziessi en el norte y centro de México con más de 500 años; Picea chihuahuana 200 a 300 años y Pinus lumholtzii entre 300 y 400 años.

Así también, diversas especies de pinos piñoneros (Pinus cembroides, Pinus pinceana, Pinus culminicola) ente 300 y 400 años. Algunas especies de Oyameles (Abies concolor, A. durangensis, A. hickelii, A. religiosa, A. guatemalensis, entre 100 y 300 años; aunque la gran mayoría de las coníferas viven menos de 200 años.

Una especie de alta elevación que habita por encima del límite arbóreo en los volcanes es el Juniperus montícola, algunos especímenes tienen cerca de mil años de vida; otra especie es el Juniperus de elevaciones más bajas, que son también añejos y quizás alcancen entre 200 y 300 años de longevidad; con respecto a especies del género Quercus, aún no han sido estudiadas a detalle, pero algunas de ellas seguramente alcanzan más de 500 años de vida, como se ha reportado con especies que habitan en áreas de California, Texas y Arkansas. La longevidad de algunas especies tropicales generalmente es menor a 200 años, aunque el cedro (Cedrella odorata) pudiera alcanzar de 200 a 300 años.

El estudio de la longevidad de las especies arbóreas es importante y es una tarea que aún requiere investigarse a profundidad, en especial, si queremos conservar especímenes que han sobrevivido por cientos de años, y que poseen características genéticas, que han soportado variaciones en el clima y disturbios ecológicos que las han endurecido a través del tiempo.

Fuente...

INIFAP

 
Consumo social de la energía PDF Imprimir E-mail

Por Marytere Narváez

Mérida, Yucatán. 2 de mayo de 2017 (Agencia Informativa Conacyt).- El consumo social de la energía es la forma en que las diferentes sociedades del mundo consumen energía de manera diferenciada a lo largo del tiempo. En el contexto actual de transición energética a nivel global, investigadores del Departamento de Física Aplicada del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), unidad Mérida, estudian el consumo social de la energía con el objetivo de buscar países, regiones y tipos de organización que por su desempeño energético representen un modelo a seguir para el desarrollo de México.

Entrevistado por la Agencia Informativa Conacyt, Rodrigo Tarkus Patiño Díaz, investigador titular del Departamento de Física Aplicada del Cinvestav Mérida, señaló que los análisis que realizan se basan en reportes estadísticos a nivel mundial proporcionados por la Agencia Internacional de la Energía (IEA, por sus siglas en inglés), foro energético conformado por 29 países industrializados, cuyos gobiernos han adquirido el compromiso de tomar medidas conjuntas para enfrentar la seguridad energética y el desarrollo económico en un marco de respeto al medio ambiente y compromiso con la población mundial.

De acuerdo con el investigador, los estudios se basan principalmente en el parámetro de la IEA conocido como suministro total de energía primaria (TPES, por sus siglas en inglés), reporte anual que proporciona los consumos energéticos por país de acuerdo con sus orígenes, fuentes y usos de la energía.

También incorporan datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por su acrónimo en inglés) y de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para obtener información de población urbana y rural por país, así como consumo de alimentos totales y de origen animal. “Todo esto para tratar de ver las relaciones entre tipo de población, tipo de alimentación y tipo de consumo energético que se tiene en diferentes países”, indicó.

A partir de estos datos, los investigadores han observado que hay una relación directa del consumo energético con el porcentaje de población urbana en todo el mundo, desarrollando como hipótesis que el consumo energético a nivel mundial aumenta a raíz de que la población vive en medios urbanos. Esto se analiza a nivel de grandes regiones como un continente, un subcontinente, un conjunto de países como la comunidad europea y también a nivel de país.

Leer información completa...

Agencia Informativa Conacyt

 
CarboScen: Nueva herramienta calcula cambios en el carbono de los paisajes PDF Imprimir E-mail

KATE EVANS

CIFOR y la Universidad de Helsinki, Finlandia, presentan un software para estimar el carbono de los paisajes dinámicos.

Entender las repercusiones en relación con el carbono que tienen la deforestación, la plantación de árboles y los cambios en las prácticas agrícolas puede ayudar a los responsables políticos y a los planificadores del uso del suelo a tomar decisiones que ayuden en la mitigación del cambio climático. Medir la densidad de carbono sobre el terreno con precisión es difícil y lleva mucho tiempo, en particular en los paisajes con usos de la tierra cambiantes y numerosos.

Por eso, los científicos del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR), la Universidad de Helsinki y Simosol desarrollaron una nueva herramienta para estimar en el tiempo la cantidad de carbono presente en este tipo de paisajes complejos y dinámicos. Markku Larjavaara, de la Universidad de Helsinki, dirigió el proceso de diseño de la herramienta y lo describió en una nueva publicación. En esta entrevista, Larjavaara explica el potencial, las limitaciones y los usos de la herramienta.

¿Qué es CarboScen?

El nombre CarboScen proviene de “carbono” y “escenarios”. “Carbono” no se refiere al dióxido de carbono, sino al carbono del ecosistema, el cual se almacena en la biomasa y el suelo. “Escenario” se refiere a los escenarios futuros del uso de la tierra.

Se trata de una herramienta relativamente fácil de entender en poco tiempo. En un principio la desarrollamos para algunos talleres participativos en los que la gente pensaba en lo que podría sucederles a los paisajes que conocen. Querían averiguar cómo cambiará el uso del suelo en el futuro y calcular las repercusiones de los cambios en cuanto al carbono. Y eso es lo que CarboScen nos ayuda a hacer.

Asimismo, es ideal para estimar, con cálculos rápidos, si existe un potencial para proyectos de conservación de carbono, por ejemplo, en el marco de REDD+. Hay algunos modelos de simulación de carbono, pero son muy diferentes del nuestro. Este es un nuevo enfoque.

Leer información completa...

CIFOR

 
Insectos en la escena del crimen PDF Imprimir E-mail

Por Felipe Sánchez Banda

Saltillo, Coahuila. 19 de mayo de 2017 (Agencia Informativa Conacyt).- Científicos nacionales desarrollan un proyecto para la georreferenciación y generación de una base de datos de insectos de diversas regiones de México, con relevancia para investigaciones forenses y esclarecimiento de diferentes delitos.

“Nuestro trabajo consiste en tratar de ubicar cada especie de insecto que sea de importancia forense de acuerdo con la localidad o su distribución en el país. Todo esto es una base, solo un inicio realmente que va a apoyar mucho esta rama, ya que nos puede ayudar a decir, por ejemplo, si un cuerpo fue trasladado post mortem (después de la muerte), a fijar posibles rutas por donde pasó un vehículo e incluso para conocer procedencia de drogas de origen vegetal como la mariguana, etcétera”, explicó la doctora Carolina Núñez Vázquez, catedrática Conacyt y especialista en entomología forense.

La investigadora comentó que la entomología forense es un área que lleva algunos años tratándose de implementar en México; sin embargo, todavía falta mucho para que sea realmente aceptada y puesta en funcionamiento en el sistema penal; este tipo de investigaciones busca fortalecer su presencia en el país.

La investigadora comentó que la entomología forense es un área que lleva algunos años tratándose de implementar en México; sin embargo, todavía falta mucho para que sea realmente aceptada y puesta en funcionamiento en el sistema penal; este tipo de investigaciones busca fortalecer su presencia en el país.

“Lo que estamos haciendo ahora es que, con la colaboración de diferentes instituciones e investigadores de diferentes ramas, estamos tratando de recolectar insectos por medio de trampas, así como con el apoyo de estudiantes que realizan sus tesis, los cuales generalmente efectúan investigaciones basándose en la descomposición de cadáveres de animales, en diferentes partes del país”, comentó la doctora Núñez Vázquez.

Leer información completa...

Agencia Informativa Conacyt


 
Si de historia se trata, hablemos de apicultura PDF Imprimir E-mail

La apicultura es una actividad, sin lugar a dudas, muy importante para el mundo, pues se ha desarrollado a la par de la civilización humana.

En sus comienzos, como hasta hoy, la apicultura desempeña como principal papel el alimenticio, también formó parte de los ritos religiosos como ofrenda, posteriormente se empleó para embalsamar cadáveres y se usó en aplicaciones medicinales para prevenir enfermedades.

En la actualidad, es una actividad agropecuaria orientada a la crianza de abejas y a prestarles los cuidados necesarios con el objeto de obtener los productos que son capaces de elaborar y recolectar las abejas para comercializarlos.

La apicultura es una actividad discreta. Sin embargo, en todo el mundo existen proyectos para que los pequeños productores la implementen con el fin de fortalecer su sistema de vida, al mismo tiempo que se aseguran la continuidad del hábitat y de la diversidad biológica del planeta.

En México la apicultura tiene una gran importancia socioeconómica y ecológica, ya que es una de las principales actividades pecuarias generadora de divisas. En nuestro país se dedican a la apicultura casi 43 mil productores.

Y aunque generalmente esta actividad se asocia únicamente con producción de miel, polen, jalea real, propóleos, las abejas son fundamentales para un equilibrio del medio ambiente ya que propician la polinización cruzada con lo que se genera oxígeno y además, aumentan el rendimiento en los cultivos, lo que favorece un incremento en alimentos de origen vegetal, materia prima textil, e insumos agropecuarios.

La apicultura, enfrenta serios problemas, entre ellos la africanización de las colmenas, precipitaciones pluviales erráticas, el embate de los huracanes sobre la infraestructura de producción y la flora, así como la presencia de plagas y enfermedades como la varroa y el pequeño escarabajo de la colmena.

En materia de cuidados, México se incorporó a la discusión sobre estrategias de protección a polinizadores, y desarrolló un proyecto titulado: “Estudio preliminar de algunos de los factores que influyen en la pérdida de colonias de abejas en diferentes estados de importancia apícola en la República Mexicana, 2015”.

Autor
Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación
Fecha de publicación
17 de mayo de 2017
Fuente...



 
« InicioPrev12345678910PróximoFin »

Página 1 de 108

Número Actual

Directorio

Hemeroteca

Mesa de Novedades

Números anteriores

Agradecimientos

Cintillo Legal

¿Cómo enviar artículos?

Acceso

Descarga de archivos

Comunidad RMCF





Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias
Av. Progreso Núm. 5, Barrio de Santa Catarina,
delegación Coyoacán México, D.F. C.P. 04010
Tel. 01 55 36268697 y 01 55 36268700 Exts. 112 – 301