Av. Progreso Núm. 5, Barrio de Santa Catarina, delegación Coyoacán México, D.F. C.P. 04010

Esta publicación reúne información sobre el manejo de la floración del limón Persa. Asimismo, incluye resultados de investigación relacionados con la aplicación de algunas prácticas para incrementar la cosecha invernal en el sur de Nayarit.

En Nayarit se concentra cerca del 2.5 % de la superficie nacional destinada a la producción de limón Persa. Gracias a su ubicación geográfica, es poco común que Nayarit se vea afectado por huracanes o por heladas, además de que cuenta con un clima cálido subhúmedo apto para el cultivo de limón Persa.

Los cítricos pueden producir flores después de transcurrido el período juvenil, dicho período abarca de los dos hasta los cinco años. En las regiones subtropicales la mayor floración de los cítricos ocurre durante el flujo de primavera, junto con la brotación vegetativa. El tiempo que tarda en presentarse el periodo de floración en los cítricos, es influenciado por factores genéticos, ambientales, fisiológicos, nutricionales, hormonales y de manejo agronómico.

En Nayarit, el limón Persa presenta dos períodos de producción, invierno y verano. El período de invierno es el más importante debido al precio que alcanza la cosecha. En el período de verano el volumen de producción es mayor, pero el precio es menor comparado con el precio de la producción de invierno.

La estacionalidad del limón Persa propicia que durante los meses de junio a septiembre su precio disminuya. Derivado del problema de la estacionalidad de la producción, así como de la necesidad de incrementar la rentabilidad de los huertos, se ha estudiado la respuesta de algunos frutales para la aplicación de reguladores y prácticas agronómicas en el proceso de floración. Algunos de los reguladores utilizados en diferentes frutales son el ácido giberélico, empleado para disminuir la floración del género Citrus; el paclobutrazol, ¬ inhibidor sintético de la biosíntesis de las giberelinas empleado para promover la floración en plantas del género Citrus; la prohexadiona de calcio en manzano; dentro de las practicas agronómicas destacan la aplicación de fertilizante y la poda de despunte en cítricos.

En Nayarit se realizaron prácticas como la Fertilización nitrogenada donde se aplicaron 400 u 800 unidades de nitrógeno a base de urea al suelo con el objetivo de mejorar la nutrición del árbol, para aumentar la intensidad de floración de septiembre octubre y mejorar el amarre de frutos de invierno.

Se aplicó Prohexadiona de Calcio con el objetivo de estimular la floración, ya que es un inhibidor de la síntesis de giberelinas y por lo tanto incrementa la intensidad de floración y el Ácido 2 cloroetilfosfónico al follaje con el objetivo de ralear frutos con un diámetro entre 1 y 2 cm.

Despunte de brotes. Se realizó una poda de despunte de brotes después de la microcanícula de agosto. Se cortaron los primeros 10 a 15 cm, para eliminar la dominancia apical y promover una mayor brotación de yemas.

El Ácido giberélico al follaje tuvo el objetivo de disminuir la floración que origina la producción de junio julio, que es la que precede a la floración deseada de septiembre octubre.

De las prácticas agrícolas arriba mencionadas y evaluadas en Nayarit, dos reportaron mayor producción de enero a marzo. La aplicación de ácido giberélico junto con el despunte, y la aplicación de ácido 2 cloroetilfosfónico. Es importante señalar que, para que estas prácticas generen resultados, es necesario que los huertos sean manejados de manera integral, lo cual implica que el productor atienda aspectos relacionados con podas, manejo de nutrición, manejo de plagas y enfermedades, previo a la inclusión de la programación de cosecha en la agenda técnica de este cítrico.

Fuente...

INIFAP

 

Contacto

Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias
Av. Progreso Núm. 5, Barrio de Santa Catarina,
delegación Coyoacán México, D.F. C.P. 04010
Tel. 01 55 36268697 y 01 55 36268700 Exts. 112 – 301
  
   
 
 
 

Síguenos

Consulta nuestras publilcaciones.